Imprimir
26/01/2017 | 14:30hs
•DEPORTES
Roger Federer venció a Stan Wawrinka y es el primer finalista del Abierto de Australia

El ex N°1 rompió el maleficio de las últimas seis semifinales que jugó y perdió. Venció a su compatriota por 7-5; 6-2; 1-6; 4-6 y 6-3. Mañana, Nadal y Dimitrov definirán al otro finalista.

Roger Federer y Stan Wawrinka han devuelto a los presentes en el Rod Laver Arena el valor de la entrada. Acción, talento, reacción, emoción, suspenso y categoría por parte de dos de los grandes campeones de la actualidad son algunos de los componentes de la semifinal del Abierto de Australia que se define en el quinto set.

Federer dominó el comienzo del partido con la conquista de las dos primeras mangas por 7-5 y 6-2. Incluso parecía que el partido duraría menos que lo esperado porque Wawrinka se mostraba emocionalmente tocado con la derrota en esos parciales pero el N°4 resurgió con valentía y pasó a dominar la escena tanto que terminó por nivelar el marcador con el 6-1 y 6-4 del tercer y cuarto set.

Ahora era el ex N°1 el que estaba en problemas. Ya no era tan consistente como en el comienzo e incluso dio muestras de cansancio ante un rival que sabe de manejar la energía y no da por perdida ninguna bola.

Forzó el quinto y ahí están los dos suizos, a la espera de poder ganar este encuentro. Federer para intentar volver a ganar el título en Melbourne (el último fue en 2010) y romper además su maleficio en las semifinales (allí perdió las de 2011, 2012, 2013, 2014 y 2016), y Wawrinka para recordar que, aunque en silencio, es uno de los grandes del circuito y abortar además la final que todos esperan, que es la de Roger con Nadal (mañana jugará la segunda semifinal ante Grigor Dimitrov).

En sus confrontaciones anteriores, Federer domina con claridad, por 18 victorias a 3, pero desde que Wawrinka ganó en Australia su primer Grand Slam, en 2014, el balance está más equilibrado: 3 a 2 para Federer.

Ambos fueron un equipo perfecto para que Suiza ganara la Copa Davis en 2014. Durante años, Federer fue un referente para Wawrinka, que a medida que fue creciendo en el circuito fue alejándose.

“Daba muchos consejos a Stan sobre la manera de jugar contra ciertos muchachos. Luego llegó un momento en el que me llamaba cada vez menos. Me alegré por permitirle hacer su propio camino”, explicó Federer.

Por su parte Wawrinka, de 31 años, sabe que es capaz de vencer a Federer, de 35, también en un Grand Slam, como ya hizo en los cuartos de final del Roland Garros que luego conquistó, en 2015. Fue además en tres mangas.

Wawrinka sólo venció a Federer en polvo de ladrillo, lo que podría ser su principal obstáculo hoy, ya que la superficie del Rod Laver Arena es muy rápida.

En el inicio de este Abierto de Australia, Wawrinka comenzó lentamente, llegando incluso a
temer por una eliminación en primera ronda ante el eslovaco Martin Klizan, pero luego ha ido mejorando y vencer al norteamericano Steve Johnson, al serbio Víctor Troicki, al italiano Andreas Seppi y al francés Jo Wilfred Tsonga. Federer, por su parte, llegará tras eliminar al austríaco Jurgen Melzer, al norteamericano Noah Rubin, al checo Tomas Berdych, al japonés Kei Nishikori y al alemán Mischa Zverev, el verdugo del número uno del mundo Andy Murray en cuartos.

El ganador, se medirá en la final frente al vencedor de la otra semifinal que disputarán mañana el español Rafael Nadal (9º) y el búlgaro Grigor Dimitrov (15º).

La final femenina tendrá el duelo de las hermanas Williams.

Por un lado, Serena, de 35 años vapuleó a la croata Mirjana Lucic-Baroni, de 34 por 6-1 y 6-2.

Sus dos enfrentamientos anteriores, que cayeron del lado de Serena, se remontaban a 1998 ya que en el medio, Lucic ha vivido un largo eclipse, no disputando ningún torneo del Grand Slam entre 2003 y 2009.

En el otro, su hermana mayor, Venus de 36 años -la mayor jugadora en disputar una final de Grand Slam-, venció a su compatriota Coco Vandeweghe, 35ª del mundo, que a sus 25 años fue la más joven de las semifinalistas en Melbourne, por 6-7, 6-2 y 6-3.
Venus Williams disputará entonces su primera final del Grand Slam desde la de Wimbledon en 2009.

Por otra parte, en silla de ruedas, el argentino Gustavo Fernández se impuso al francés Stephane Houdet por 6-3 y 7-5 y se clasificó finalista del Abierto de Australia donde se medirá al francés Nicolás Peifer quien superó al belga Joachim Gerard por 6-3 y 7-6.


Link:
> http://www.corrientesonline.com/notix2/noticia/100600_

Powered by