Imprimir
21/04/2017 | 13:59hs
•DEPORTES
Un testigo directo contó los detalles del crimen de Emanuel Balbo

Franco, que hablará ante la Justicia, le dio a Clarín su testimonio y contó por qué no actuó para frenar la agresión

"Hoy cumplo 23 años y no fue nada feliz. Todavía me quedan las imágenes de Emanuel cuando era golpeado en el Kempes y anoche en el velatorio. Ver los rostros desencajados de los padres, de los familiares y de los amigos me devuelve imágenes terribles. Todavía no salgo de mi asombro". Franco, 23 años, prefiere guardar su apellido antes presentarse este jueves ante los tribunales de Córdoba para relatar lo que vio. Aclaró a Clarín que fue al velatorio y se puso a disposición de los padres. "Voy a declarar lo que vi, pero te digo que no me gusta lo mediático", cuenta Franco, hincha de Belgrano de toda la vida.
Franco relata que estaba en la tribuna, esperando que terminara el primer tiempo, y escuchó el grito: "¡Este es de Talleres!". Vio cómo en ese momento la gente comenzó a abrirse para identificar al supuesto infiltrado. "Ahí empiezan a pegarle al pibe, era en la parte de arriba de la tribuna. Cuando Emanuel escapa del lugar lo miro y me pareció que de algún lugar lo conocía, pero no recordaba de dónde. Te juro que no podía hacer nada porque corría riesgo de que me pasara algo a mí. Esta gente estaba enloquecida y veo cuando lo tiran. Ahí le pedí a Dios que este pibe se levantara del suelo y se fuera del lugar", expresa.
Pero todo iba a empeorar. "Cuando me acerqué -recuerda-, vi sangre en la escalera, y el chico que no se levantaba. Esa imagen no me la voy a borrar nunca de mi mente". Franco quería saber cómo estaba Emanuel y empezó a escuchar la radio para tener noticias. "Recé para que se recuperara rápido. Porque no podía creer que por tener otra camiseta se ensañaran de esa forma. Por eso después decidí presentarme ante los padres para ser testigo".
Franco se fue al velatorio de Emanuel en la avenida Sabattini. "Me acerqué al féretro y pude observar la cantidad de golpes que tenía en el rostro. Porque esta gente se ensañó con el pibe. Y lo que más me conmovió es que uno de los hinchas le colocó la camiseta de Belgrano, otros le colocaron cadenitas, cartas y algunos hasta carnets. Fue un momento muy emotivo que no me olvidaré jamás. Incluso me acerqué a la madre y le di un abrazo. Es como si se lo hubiese dado a Emanuel", asegura.
 


Link:
> http://www.corrientesonline.com/notix2/noticia/101048_

Powered by